La piel es un complejo sistema anatómico formado por multitud de distintos elementos, cuyo equilibrio es crucial para que mantenga un buen funcionamiento y un aspecto saludable. La elastina es uno de los elementos estructurales de la piel responsable de su consistencia y elasticidad características.


elastina que es

Te contamos qué es la elastina y para qué sirve, pero también por qué se pierde, cómo afecta a tu piel y qué podemos hacer para regenerarla o conseguir aportes extra que nos ayuden a conservar la piel en su mejor forma. 

¿Qué es la elastina? 

La elastina se define habitualmente como una proteína con funciones estructurales, es decir, que contribuye a mantener las características morfológicas básicas de la dermis y su matriz extracelular. Dicho de otra forma, es uno de los elementos que integran y sostienen los diferentes tejidos del cuerpo. 

Sin entrar a detallar su conformación molecular a base de diversos aminoácidos, podemos imaginar la elastina como un entramado de fibras de aspecto ramificado que se encuentra en numerosos órganos y sistemas de nuestro organismo, por ejemplo: arterias, ligamentos, cuerdas vocales, pulmones y, por supuesto, en la piel. 

Una piel rica en elastina es sinónimo de una piel tersa, firme y turgente.

¿Cuál es la función y los beneficios de la elastina? 

No es difícil suponer, a partir de su propio nombre, la principal cualidad de la elastina: la elasticidad. En efecto, estas fibras están especializadas en soportar deformaciones y esfuerzos mecánicos, por lo que se localizan en especial en zonas con grandes necesidades de expansión y contracción. 

La elastina presenta algunas cualidades realmente llamativas. Estas fibras pueden estirarse hasta alcanzar una vez y media su tamaño en reposo, y es un material con una enorme resistencia a la fatiga (como se aprecia en pulmones o arterias, donde soporta presiones considerables y cientos de millones de ciclos de extensión y relajación a lo largo de toda una vida). 

La elastina suele aparecer asociada al colágeno (por ejemplo, cuando hablamos de flacidez facial) y en la piel, una pérdida de esta se traduce en la mencionada flacidez, arrugas y fragilidad. 

¿Por qué la piel pierde elastina? 

Una piel rica en elastina es sinónimo de una piel tersa, firme y turgente. La dermis es el “hogar” de la elastina, ya que ahí encontramos los fibroblastos responsables de su síntesis. No obstante, y aunque la elastina es de metabolismo lento y se podría decir que envejece al mismo ritmo que lo hacemos nosotros, es frecuente encontrarnos con una pérdida acelerada o prematura de elastina. ¿Por qué? Si queremos buscar culpables bien podríamos apuntar a las metaloproteinasas, pero eso es poco decir… 

  1. Por un lado, está el ineludible paso del tiempo. Cuando envejecemos la capacidad de síntesis de los fibroblastos se va ralentizando, y la reparación no alcanza la velocidad de degradación de estas fibras; cuando falla el colágeno que les brinda resistencia, las fibras de elastina pueden romperse con facilidad. 
  2. Por otro lado, están los factores externos de envejecimiento cutáneo habituales, y muy particularmente los daños producidos por una exposición excesiva a los rayos solares; el foto envejecimiento es así el enemigo número uno de la elastina, siendo también grandes influyentes la contaminación ambiental y los hábitos de vida no saludables. 

¿Cómo ayudar al cuerpo a generar elastina? 

Unos hábitos saludables para la salud cutánea ayudan a proteger la elastina. Entre ellos estarían los métodos adecuados de protección contra la radiación solar (evitar exposiciones prolongadas y en horas críticas, utilizar cremas protectoras), una buena hidratación de la piel (bebiendo mucha agua y con productos humectantes) o unas buenas pautas de descanso y alimentación. 

Además, determinados nutrientes potencian la formación y la estructuración de la elastina, y podemos encontrar dichas sustancias en diversos alimentos. Los más importantes son: 

  • Vitamina A: El retinol y los carotenoides son el principal agente generador de elastina para la piel. Podemos encontrar altas concentraciones de vitamina A en el hígado, la batata, la zanahoria o la calabaza. 
  • Vitamina C: El ácido ascórbico también ayuda a minimizar el deterioro y pérdida de elastina. El escaramujo, la acerola, el pimiento rojo y el perejil son buenas fuentes de este nutriente esencial. 
  • Zinc: Este mineral es imprescindible por su efecto antioxidante. Ostras y otros mariscos, germen de trigo y carnes rojas son excelentes repositorios. 
  • Azufre: Favorece la producción tanto de colágeno como de elastina, y lo tenemos en abundancia en el marisco, la carne roja, la semilla de calabaza y el brócoli. 

Líneas age element® de mesoestetic®, aportando elasticidad a tu piel 

Otra forma altamente eficaz de incidir en los factores epigenéticos que influyen en la síntesis de elastina es el uso continuado de las fórmulas de tratamiento antiedad, age element®, diseñadas específicamente por mesoestetic® y basadas en el complejo patentado [meso]epigen system™, que reactiva los genes asociados a la síntesis de colágeno y elastina, entre otros beneficios demostrados.

En la fase intermedia, cuando los síntomas principales de envejecimiento son la pérdida de firmeza dérmica y de definición del óvalo facial, se recomienda usar age element® firming solutions, que incorpora en su composición péptidos y fitoactivos tensores con efecto lifting.

elastina piel

FIRMING SOLUTIONS

Fórmulas y texturas diseñadas para tratar la pérdida de firmeza que redefinen el contorno facial.

En la fase avanzada preocupan más la pérdida de volumen y la fragilidad, además de la profundización de las arrugas. El uso de age element® anti-wrinkles solutions, con bachukiol y biopéptidos, permite obtener una piel más lisa y retexturizada.  

elastina piel

ANTI-WRINKLE SOLUTIONS

Soluciones regeneradoras que reducen la apariencia de arrugas y líneas de expresión retexturizando la piel.

Elisa Tapia

Elisa Tapia

Graduada en Farmacia y especializada en dermofarmacia

Su interés por la dermatología la llevó a especializarse en dermofarmacia y aplicación de fármacos en medicina estética. Realizó un máster en desarrollo cosmético en París, tras el cual orientó su carrera profesional hacia el marketing en el sector estético.