La ectoína lleva siendo uno de los ingredientes estrella del sector de la cosmética y la dermatología desde hace unos años, tanto por sus magníficas propiedades cutáneas como por la diversidad de usos de esta sustancia. Conoce los secretos de este ingrediente orgánico que protege a las células en profundidad. 


ectoína

¿En qué consiste y para qué sirve en cosmética? 

La ectoína es un ingrediente natural con propiedades hidratantes, reguladoras y calmantes, que actúa también como antioxidante y reafirmante.

La naturaleza es sabia y por eso la ectoína se produce de forma natural en microorganismos con la principal función de protegerlos de agentes externos, ambientes hostiles y situaciones agresivas (una alta concentración de sal o un exceso de rayos UVA, por ejemplo).

Más tarde, en un laboratorio, ésta se convierte en un elemento indispensable de ciertos productos cosméticos que mejoran nuestra calidad cutánea. Se concluyó a raíz de varios estudios que la ectoína reduce el daño en el propio ADN mitocondrial de fibroblastos dermales1. También posee un efecto protector sobre la capa humectante de nuestra piel que aleja el envejecimiento prematuro de las células.

Beneficios de la ectoína para la piel 

Para tratar nuestra piel no hay nada mejor que darle aquello que necesita, y este ingrediente reúne ciertas propiedades que actúan con una perspectiva integral. 

  • Hidratación intensa: la ectoína no solo se usa para proporcionar una base de hidratación, sino para que esta actúe sobre nuestra piel a un nivel más amplio. Mantener una piel hidratada es fundamental, pero aún más lo es mantenerla sana y sin daños debido a factores que escapan a nuestro control. 
  • Calmante natural: gracias a su efecto protector, sobre todo las pieles sensibles notarán alivio con un uso prolongado en el tiempo.
  • Reguladora: se encarga de reducir el impacto negativo sobre nuestra piel de agentes externos e incluso de los tensioactivos que se encuentran en los productos de limpieza, higiene y cosméticos.

Ectoína: aplicación y tipo de piel 

El momento adecuado para aplicar productos que incluyan ectoína en su composición no existe. No hace falta esperar a una determinada edad ni a un estadio concreto de los signos del envejecimiento; basta con conocer nuestra piel. 

En una piel bastante seca, este ingrediente actuará como hidratante, aunque también le aporte los beneficios colaterales de su propia naturaleza.

Cremas con ectoína

Al ser un ingrediente tan versátil, está presente en una gran variedad de productos cosméticos, así como en otro tipo de productos similares. Te recomendamos algunos a continuación:

melan recovery 

Un ejemplo de cremas con ectoína con las que contamos en mesoestetic® es melan recovery, un potente bálsamo hidratante, especial para pieles enrojecidas, irritadas y sensibilizadas, que incluye un combo protector magnífico gracias a sus distintos ingredientes, con la ectoína de protagonista. 

Con su uso, nuestra piel vuelve a su estado natural (¡o incluso mejorado!) tras la depilación, largas horas de fricción con la ropa o una dura exposición al sol, y combate a su vez la sensibilidad cutánea causada por procedimientos médicos como el láser. 

Aparte de la ectoína, el bisabolol proporciona ese efecto calmante tan placentero; la niacinamida cubre nuestra piel para darle elasticidad y un mejor aspecto; y la manteca de karité protege nuestro manto hidrolipídico.

gama age element® anti-wrinkle solutions 

En mesoestetic® ofrecemos varias soluciones para adecuarnos a todo tipo de necesidades. Esta gama consiste en cuatro productos que pueden usarse en conjunto o por separado. 

age element® anti-wrinkle cream y age element® anti-wrinkle night cream son las cremas con ectoína de día y de noche con biopéptidos y otros componentes, cuya función principal es hidratar, además de mejorar el relieve, la textura y el tono de la piel.

Por otro lado, el sérum concentrado de esta gama, age element® anti-wrinkle concentrate, cuenta con una acción regeneradora intensiva de arrugas y líneas de expresión al estimular la producción de colágeno. Además de la ectoína, uno de sus componentes es el tetrapéptido-722, conocido por potenciar la reparación de la piel y tratar los signos del envejecimiento.

Y, por último, el contorno de ojos con ectoína, age element® anti-wrinkle eye contour, trata las bolsas, ojeras, arrugas y líneas de expresión. Su fórmula contiene un elemento estrella, [meso]epigen systemTM, que actúa sobre los principales marcadores epigenéticos del envejecimiento cutáneo logrando revertir sus efectos. 


Referencias

1 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7145297/

2 https://cosmileeurope.eu/es/inci/ingrediente/28354/palmitoyl-tetrapeptide-72-amide/