Cuando la función barrera protectora de la piel no actúa frente a las agresiones externas, la piel sufre y pierde luminosidad, tersura e incluso pueden aparecer signos como rojeces o escamaciones que reclaman un mayor cuidado y protección. En mesoestetic® desarrollamos productos específicos para minimizar las afecciones que pueden aparecer en pieles sensibles.


¿Qué es la piel sensible?
 
La piel es un órgano complejo y con un frágil equilibrio que se altera fácilmente a causa de varios factores, tanto internos como externos; una mala alimentación, unos hábitos poco saludables, la exposición prolongada al sol sin protección… un cúmulo de agravantes que pueden provocar la pérdida del equilibrio natural de la piel.
Ayudar a la piel a mantenerse sana garantiza que se mantenga firme y luminosa por más tiempo, así como más protegida frente a las agresiones externas.
El rostro y las manos son las zonas donde la piel sufre una mayor exposición a las inclemencias y por tanto son zonas que necesitan cuidados especiales y constantes. Si tienes la piel sensible reconocerás enseguida sus síntomas, muy parecidos a los que aparecen cuando la piel está deshidratada: escamación, enrojecimiento, erupciones, aspereza; y en grados más graves: picor, ardor, tirantez, etc.
 
¿Cómo cuidar una piel sensible?
 
En mesoestetic® desarrollamos productos específicos para cada tipo de piel, los componentes que se utilizan han sido testados y sus formulaciones se han elaborado específicamente para ayudar a encontrar de nuevo el equilibrio del tipo de piel a tratar:
 
 
Loción tónica facial con efecto astringente para todo tipo de pieles. Elimina las impurezas residuales y descongestiona la piel, dejándola fresca, lisa y suave. La ausencia de alcohol en su composición respeta el pH de la piel y evita su deshidratación.
 
 
 
 
 
 
Ampollas nutritivas con ingredientes activos de acción sinérgica que confieren mayor firmeza y elasticidad a los tejidos. Su fórmula concentrada está indicada como tratamiento diario para pieles secas y maduras.
 
 
 
Su fórmula concentrada previene el envejecimiento al proteger frente a los agentes oxidantes y específicamente frente a la contaminación ambiental. Proporciona hidratación de larga duración y atenúa arrugas y líneas de expresión.
 
 
 
Mascarilla calmante y reparadora para todo tipo de pieles, incluso las más sensibles. Posee propiedades descongestivas, antiinflamatorias y antioxidantes gracias a su compleja formulación. Ayuda a restaurar la piel y calma las irritaciones, rojeces e hinchazón.
 
 
 
 
 
 
 
Tratamiento intensivo que combate las manifestaciones reactivas relacionadas con la irritación y el enrojecimiento, proporcionando una sensación de alivio inmediato. Reduce la sensibilidad cutánea y refuerza las defensas de la piel ante agresiones externas o tras tratamientos médico-estéticos. Reequilibra la barrera cutánea proporcionando confort, elasticidad y suavidad a la piel. Textura rica de cómoda extensibilidad y rápida absorción que alivia de forma inmediata la sensación de tirantez. Hipoalergénico.
 
 
Protección solar muy alta SPF50+ para pieles secas y sensibles. Con propiedades hidratantes, evita la evaporación de agua y mantiene el nivel óptimo de hidratación.
 
 
Si todavía no conoces nuestro recomendador, te animamos a que lo pruebes y conozcas las soluciones específicas que te ofrecemos para tu tipo de piel y tus necesidades concretas.
 

Descubre nuestros productos específicos para piel sensible.