La piel, un ecosistema vivo, alberga una diversa microbiota que protege y equilibra su pH. Descubre cómo cuidarla para lucir tu mejor piel.


microbiota cutánea

Nuestra piel alberga una asombrosa variedad de microorganismos. Esta comunidad diversa, conocida como microbiota cutánea, despliega un papel fundamental en el mantenimiento, la protección y belleza de nuestra piel, e influye en patologías dérmicas como el acné y la rosácea. 

¿Qué es la microbiota cutánea? 

La microbiota cutánea es una compleja red de bacterias, hongos y otros microorganismos que viven en la superficie de la piel. Estos microorganismos no solo viven en nuestra piel, sino que desempeñan un papel crucial en su belleza y salud: ayudan a protegerla de agentes patógenos, mantienen su equilibrio natural y contribuyen a su función de barrera protectora

¿Qué factores alteran la microbiota de la piel? 

Existen varios factores que influyen en la composición y la salud de la microbiota de la piel, incluyendo, entre otros, la genética, la edad, la exposición a agentes medioambientales (sol, luz, polución o radiaciones), la higiene personal, la dieta, el uso de productos para el cuidado de la piel y los tratamientos médicos como los antibióticos tópicos o sistémicos. 

¿Por qué es importante cuidarla? 

Las alteraciones en la microbiota de la piel pueden desencadenar una variedad de afecciones cutáneas. Entre estas condiciones, destacan el acné, la dermatitis atópica, la psoriasis y la rosácea, todas estrechamente ligadas a desequilibrios como cambios en la composición o en la cantidad de microorganismos en la piel. 

  • El acné, frecuente en adolescentes y adultos jóvenes, se relaciona especialmente con un aumento de ciertas bacterias que favorecen la obstrucción de los poros. 
  • La dermatitis atópica se caracteriza por ser una afección inflamatoria crónica de la piel, que también puede tener su origen en alteraciones de la microbiota cutánea. 
  • Las pieles con psoriasis, una enfermedad autoinmune marcada por la aparición de lesiones en la piel, muestran cambios significativos en la composición de su microbiota cutánea al compararlas con la piel sana, lo que sugiere una estrecha relación entre ambas. 
  • La rosácea, una afección inflamatoria crónica que afecta principalmente la cara, también puede estar vinculada a desequilibrios en la microbiota de la piel, lo que resalta la importancia de mantener un equilibrio adecuado de microorganismos para la salud cutánea. 

¿Cómo proteger la microbiota cutánea? 

Para garantizar que nuestra piel se mantenga sana y bella es fundamental cuidar y proteger el delicado equilibrio natural de su microbiota. Estos son algunos consejos que te ofrecemos: 

  • Limpia tu piel dos veces al día (mañana y noche)

Usa productos cosméticos suaves, adecuados para tu tipo de piel y edad, que eliminen impurezas y residuos sin alterar el equilibrio natural de la piel.

La clave para una piel radiante y saludable reside en encontrar el limpiador adecuado que satisfaga las necesidades específicas de tu tipo de piel.

La gama cleansing solutions ofrece una variedad de productos diseñados para una higiene y cuidado adecuados, a la a la vez que preservan su función barrera de la piel. Así la protegen de agentes externos, como los microorganismos nocivos. 

limpiadores faciales
  • Usa productos cosméticos adecuados

Escoge aquellos diseñados específicamente para tu tipo de piel, y formulados con ingredientes suaves y activos que promuevan el equilibrio natural y funcional de la microbiota. 

  • Sigue una dieta saludable y equilibrada

Tu alimentación puede influir en la salud de tu piel. Opta por una dieta rica en frutas, verduras y alimentos integrales para proporcionar a tu microbiota los nutrientes necesarios para prosperar. 

  • Evita el estrés

El estrés crónico puede afectar negativamente la microbiota cutánea y la salud de la piel en general. Practicar técnicas de manejo del estrés, como la meditación, el yoga o la respiración profunda, puede ayudar a mantener un equilibrio adecuado. 

  • Evita el exceso de antibióticos y productos químicos

El uso excesivo de antibióticos tópicos o sistémicos, así como de productos químicos fuertes, puede alterar la microbiota cutánea. Es importante utilizarlos solamente cuando sean necesarios y bajo la supervisión de un médico. 

Soluciones para piel sensible que cuidan la microbiota cutánea 

Los productos de la gama sensitive skin solutions incorporan ingredientes prebióticos que ayudan a restaurar el delicado equilibrio natural de la microbiota cutánea, al mismo tiempo que hidratan, suavizan, flexibilizan y calman la piel sensible. Sus fórmulas incluyen ingredientes eficaces para reducir los signos visibles de estas pieles reactivas. Además, fortalecen la función barrera de la piel, protegiéndola de las agresiones externas. 

productos para piel sensible

Soluciones equilibrantes para piel con acné  

El desequilibrio de la microbiota intestinal también está implicado en el desarrollo del acné. Una regulación de su equilibrio con el complemento alimenticio blemiderm® caps, que contiene una combinación única de probióticos, prebióticos, biotina y zinc que ayuda a restaurar el equilibrio intestinal y combatir los efectos de esta patología desde adentro hacia afuera.

Cuidar de nuestra microbiota cutánea y proteger su composición y equilibrio, son esenciales para mantener una piel bella, sana y radiante a largo plazo. Al seguir una rutina de cuidado adecuada, elegir los productos cosméticos correctos y mantener un estilo de vida saludable, podemos proteger nuestra piel desde adentro hacia afuera, asegurando que esté en su mejor estado en todo momento. 

Mireia Vilalta

Mireia Vilalta

Biotecnóloga especializada en dermocosmética

Licenciada en biotecnología y especialista en productos sanitarios dermocosméticos como peelings, tratamientos antiacné y tratamientos despigmentantes.