Tener una piel bonita y saludable depende en gran medida de usar la crema adecuada en cada una de las etapas de la vida. Esto es lo que debes considerar según las necesidades de tu piel.


Con el paso del tiempo, la apariencia y la textura de la piel  cambian y es fundamental el papel de las cremas para mantenerla en las mejores condiciones. Utilizar la crema correcta que vaya acorde a nuestro tipo de piel y momento de vida es una de las claves que garantiza una piel radiante e hidratada.

Es importante tener en cuenta que las alteraciones que vive nuestra piel no siempre corresponden a su edad cronológica, sino a su edad biológica. Es decir, la evolución de nuestra piel no sólo está relacionada con el paso del tiempo (cronoenvejecimiento o envejecimiento intrínseco), sino que también es resultado de la exposición a la radiación solar (fotoenvejecimiento), el estilo de vida y otros factores medioambientales o extrínsecos.

Teniendo en cuenta esto, lo esencial es elegir la crema antiedad en función de los signos que más te preocupen y quieras mejorar:

 

Si te preocupan la luminosidad, las primeras líneas de expresión o las arrugas finas

Las mejores cremas serán aquellas con una alta concentración de vitamina C y activos que protejan la piel del daño oxidativo, proporcionándole luminosidad, vitalidad e hidratación. energy C intensive cream es la crema antiedad perfecta para dar respuesta a estas necesidades. Su óptima concentración en vitamina C estable unifica el tono de la piel aportándole luminosidad. Por otro lado, sus propiedades antioxidantes previenen el fotoenvejecimiento prematuro y, la combinación de sus activos aporta hidratación y atenúa arrugas finas y líneas de expresión.

 

 

¿Buscas aportar firmeza y elasticidad a tu piel?

La crema reafirmante collagen 360º intensive cream proporcionará firmeza a tu piel gracias a la alta concentración de colágeno marino enriquecido y otros activos que contribuyen a promover la síntesis de colágeno redefiniendo el óvalo facial. Contrarrestará la pérdida de colágeno de tu organismo y ayudará a reestructurar tu piel desde el interior.

 

 

 

Corregir las arrugas profundas y potenciar el proceso de regeneración de tu piel

Productos con una alta concentración de extracto de células madre vegetales y otros activos que reestructuren la piel, como la crema regeneradora stem Cell active growth factor, aportarán mayor densidad y elasticidad a tu piel. Esta crema combina la acción del extracto de células madre vegetales con la de factores de crecimiento para lograr una reestructuración cutánea desde el interior de la célula.

 

 

 

¿Quieres redensificar, aportar vitalidad y ayudar a redefinir el óvalo facial?

Tu piel necesitará una crema antiaging especialmente creada para reactivar las funciones vitales de la piel, reforzando la función barrera protectora. radiance DNA intensive cream estimula los fibroblastos para la producción de colágeno y de ácido hialurónico, mejorando la capacidad de autodefensa de la piel frente al estrés oxidativo. La piel se verá radiante y luminosa, recuperará su elasticidad y firmeza y, las arrugas se difuminarán progresivamente.

Para unos óptimos resultados, puedes complementarla con la crema antiedad de noche radiance DNA night cream que aprovecha el estado de reposo natural de la piel para reajustar el metabolismo celular e inducir la actividad de los genes responsables de la renovación de la piel durante el sueño. Al despertar, la piel aparece descansada, redensificada y tersa, las arrugas y líneas de expresión se difuminan.

 

 

Y recuerda, sea la época que sea, hay que llevar protector solar  facial todo el año para protegernos del fotoenvejecimiento y otros efectos de la radicación solar.

Descubre toda nuestra gama antiaging.