Los tratamientos médicos o estéticos son muy efectivos para tratar diversas preocupaciones, pero pueden llegar a sensibilizar la piel. Descubre los productos clave para repararla según tu tipo de piel y el tratamiento que te hayas realizado.


cómo cuidar la piel tras un tratamiento

¿Te has realizado un tratamiento médico o estético y tu piel se ha sensibilizado? Si notas ardor, irritación o rojeces, es necesario que repares tu piel con productos que incorporen activos clave como el aloe vera, la centella asiática o el pantenol. 

La elección de la crema o sérum calmante vendrá determinada por dos factores: tu tipo de piel y el tratamiento que te hayas realizado. 

¿Qué tratamiento te has realizado? 

Peeling  

Al realizarte un peeling químico, se aplican ácidos sobre la piel de forma controlada para acelerar su renovación. Tras este tratamiento, lo más probable es que tu piel se irrite o se descame, así que el cuidado en casa se vuelve fundamental para reparar la piel y devolverle su equilibrio durante el proceso de renovación.  

Microneedling 

El microneedling consiste en la aplicación de activos de manera concentrada mediante micropunciones con una aguja fina y sirve para tratar preocupaciones tan variadas como las arrugas, las manchas, la falta de firmeza o de luminosidad. Tras una sesión de microneedling es habitual que la piel del rostro esté más enrojecida de lo habitual, por lo que es recomendable calmarla con un producto específico para tratar las rojeces y la sensibilidad.  

Rellenos de ácido hialurónico 

Los rellenos de ácido hialurónico pueden aplicarse de forma segura en labios, mandíbula, pómulos, ojeras, etc. Aunque los efectos secundarios suelen ser mínimos, pueden provocar algún enrojecimiento o sensibilización en la piel, por lo que es importante seguir las recomendaciones de tu médico y reparar la piel con productos que hayan sido dermatológicamente testados. 

Tratamiento despigmentante  

Existen diversos tipos de tratamientos despigmentantes y muchos de ellos actúan de manera similar al peeling, es decir, favoreciendo la renovación de la piel y produciendo una descamación controlada. Si te estás realizando un tratamiento antimanchas como cosmelan® o dermamelan®, seguir la pauta de tu profesional tras el tratamiento es de vital importancia para reducir la irritación y conseguir que la piel se regenere de forma correcta, evitando la reaparición de manchas. 

Láser 

El láser puede realizarse para tratar diversas preocupaciones como el envejecimiento de la piel o las manchas. También es habitual que produzca un enrojecimiento de la piel o incluso cierta hinchazón que debe tratarse con productos calmantes y reparadores.   

Descubre la gama sensitive skin solutions

Productos de alta tolerancia para tratar la sensibilidad cutánea, testados por dermatólogos y avalados por estudios de eficacia y seguridad. Potencian los sistemas de defensa de la piel, función barrera y microbiota.

¿Qué tipo de piel tienes?  

En base a ello y al tratamiento que te hayas realizado, podrás escoger el producto que mejor te ayudará a reparar tu piel.  

Piel mixta o grasa

Si tu piel es mixta o grasa, te recomendamos la crema regeneradora fast skin repair para favorecer la recuperación de la capa superficial cutánea y reforzar la función barrera, devolviendo confort, elasticidad y suavidad. Contiene pantenol, centella asiática y alantoína para tratar la irritación, la descamación y las rojeces. 

Ideal tras: Tratamiento de microneedling, rellenos de ácido hialurónico, y peelings medios y superficiales

Piel enrojecida o con tendencia a la cuperosis

Si tienes tendencia a la cuperosis o a la piel enrojecida, opta por couperend cream: se convertirá en tu crema hidratante favorita por su potente acción antinflamatoria y vasoprotectora. Gracias a los extractos de Meliloto, Ruscus, Arándanos, Hesperidina y Escina, notarás tu piel más suave, uniforme y con mejor aspecto. 

Ideal tras: Diferentes tratamientos láser (IPL, ablativo, fraccionado, etc.).

Piel seca o con manchas

Si tu piel es seca o tienes tendencia a la hiperpigmentación, melan recovery es el bálsamo intensivo que combate las manifestaciones relacionadas con la irritación, la descamación y el enrojecimiento. Será tu mejor aliado para devolverle el confort a la piel, reducir la sensibilidad cutánea y reforzar su sistema de defensa. Además, su fórmula contiene niacinamida para evitar el riesgo de reaparición de manchas. 

Ideal tras: Tratamientos despigmentantes o peelings medios y profundos

Todo tipo de pieles

Para uso diario en todo tipo de pieles, el concentrado skin balance proporciona un efecto calmante de alta tolerancia cutánea. Te ayudará a controlar el enrojecimiento localizado, el picor y la irritación, a la vez que favorece el equilibrio de la microbiota y fortalece el sistema de defensa natural de la piel. 

Gracias a su textura fluida, es ideal tras tratamientos anti-acné como blemiderm® y rellenos de ácido hilaurónico, ya que posee un efecto calmante inmediato que alivia la sensación del pinchazo. 

Para uso semanal en todo tipo de pieles, la mascarilla anti-stress mask es un básico ya que calma y alivia las pieles con rojeces y sensibilidad. Además, favorece el equilibrio de la microbiota y ayuda a preservar la función barrera de tu piel.

Aplícala sobre la piel limpia y seca 1-2 veces a la semana durante 10 minutos y retírala con la ayuda de una esponja o toallita humedecida. Esta mascarilla es el finalizador perfecto tras todo tipo de peelings y tratamientos láser. Además, en el caso de que te hayas realizado un tratamiento despigmentante como cosmelan® o dermamelan®, es ideal incorporarla en tu rutina una vez a la semana durante la pauta domiciliaria establecida. 

Por último, pero no menos importante: no olvides que la piel está especialmente sensible tras realizarte un tratamiento y que debes aplicarte una protección solar muy alta y de amplio espectro antes de salir de casa.